Cincuenta y Cinco Veces Enero

pioneros¡Quien lo diría! Han transcurrido 55 años desde aquel enero de 1959 en que anunciamos al mundo que el triunfo revolucionario en Cuba era la culminación de las gestas por la independencia, el Moncada, el Granma y la Sierra. Habíamos ganado, como dijera Fidel en una de sus inolvidables comparecencias ante el pueblo, “el derecho empezar”.


Aquel 1 de enero de 1959 no fue uno más en el calendario. Nos trajo no solo un nuevo año, sino una época que transformó las relaciones de propiedad, la política, la economía, la educación y la salud; que traspasó los contornos cubanos para plantar semillas en los movimientos de liberación de todo el mundo. Como una vez expresó el General de Ejercito Raúl Castro, ningún nombre puede reflejar mejor el conjunto de intereses de este pueblo, que los años de vida de la Revolución.
Como tantos otros años a lo largo de este medio siglo y un lustro de Revolución, resulta evidente que la sociedad cubana transita por momentos cruciales en los que el debate y la reflexión ciudadana se hacen sentir. Ejemplo de ello fue la aprobación del nuevo Código del Trabajo, sometido al análisis del pueblo y de los parlamentarios luego de un proceso democrático y popular, matizado con opiniones diversas y enriquecedoras, incluidas las de aquellos que se abstuvieron, votaron en contra o no participaron, por voluntad propia, en la discusión del documento.
En lo económico, avanzamos con pasos discretos en pos de las transformaciones, que se van operando en cumplimiento de los objetivos trazados por los Lineamientos de la política económica y Social del Partido y la Revolución. No obstante, el bajo crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), de 2,7%, inferior al 3,6 planificado, y el no menos comedido incremento económico del 2,2% previsto en el plan del 2014, nos emplaza a empeños cruciales desde la producción y la eficiencia.
La economía cubana se adentra en cuestiones de mayor alcance y complejidad; en esta dirección, el Consejo de Ministros aprobó recientemente el perfeccionamiento de la política para la inversión extranjera que, como dijo Raúl durante su intervención en el Parlamento, es un factor de singular importancia para dinamizar el desarrollo económico y social del país. A partir de ello, dijo, se trabaja en la elaboración de un Proyecto de Ley en esa materia que se prevé someter a una próxima sesión de la Asamblea Nacional, en marzo próximo.
En la recién concluida sesión de la Asamblea Nacional, Raül hizo mención a otro aspecto que suscita gran interés: la creación de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel, con perspectivas de convertirse en un importante eje de atracción de la inversión extranjera y en polígono de experimentación de moderna tecnologías y formas y métodos de gestión empresarial, en armonía con la preservación del medio ambiente. Para finales de enero, según anunció, se inaugurará la primera etapa de la Terminal de Contenedores en construcción, además de otras infraestructuras trascendentes, que ha contado con el financiamiento brindado por el gobierno de Brasil.
Estas y otras medidas de amplia repercusión modificaran en su momento el escenario de la economía nacional, pues al decir suyo, ya estamos en condiciones de proyectar sobre bases solidas y confianza en el futuro, el desarrollo hasta el 2030.
Un 2014 mejor nos aguarda a la vuelta de 365 días, si somos capaces de revertir las condicionantes que propiciaron las fallas y que pasan por “potenciar las enormes reservas de eficiencia existentes y una mayor racionalidad y organización”, entre otras insuficiencias, tal como explicó en la clausura de la octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Y fue enfático al decir que los problemas deben preverse antes de su aparición y si surgen, actuar de inmediato, sin vacilación Ya añadió que era preferible “a pagar el costo político que entraña la inercia y la pasividad en hacer cumplir la legalidad”.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*