Las Casas de la FMC

IMG_1220Roxana, una madre soltera de 20  años, con dos  hijas de corta edad, decidió buscar ayuda en la Casa de Orientación de la Mujer y la Familia de su municipio. La muchacha necesitaba trabajar, pero NO tenía quien cuidara de sus niñas. Allí le consiguieron un círculo infantil y la joven mamá empezó a trabajar en una fábrica.

Creadas por la Federación de Mujeres Cubanas en la década de los 90, en virtud de un acuerdo adoptado en su V Congreso, para potenciar la atención de disimiles problemáticas, las Casas de la FMC, como la llaman muchos y muchas, se han insertado en la comunidad con variados servicios de consejería y capacitación, como parte del trabajo comunitario de la Federación de Mujeres Cubanas

La orientación que se ofrece en las 174  COMF existentes en cada municipio del país; en algunos hay hasta dos de estas Casas, va dirigido a fortalecer los conceptos que se tienen sobre la mujer, el hombre, los hijos, la familia. El objetivo de estas instituciones es que exista una real y más feliz convivencia en el seno del hogar, que las familias aprendan a identificar sus proyectos y a luchar juntos por su realización, sobre la base del respeto mutuo, la solidaridad, la igualdad de oportunidad, la tolerancia.

Con sede, generalmente, en espacios y locales de la FMC, las puertas de estas Casas se abren acogedoras para todas las personas que necesitan un consejo, una orientación, un camino. Cuentan con el concurso de juristas, sicólogos, siquiatras, pedagogos, médicos de la familia y otros especialistas, quienes forman un equipo que, además de efectuar consultas y conversatorios individuales o en grupos, realizan un diagnóstico de la comunidad y establecen la estrategia de intervención, esencialmente en problemáticas que afectan la comunidad, como son los conflictos de convivencia, atención y orientación sobre el VIH, violencia de genero y atención a menores. Ello sin cobrar un solo centavo.

Un concepto básico rige las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia, el verlas como un espacio para trabajar, reflexionar, aprender, compartir y recibir orientaciones relacionadas con la educación de los hijos, la convivencia, las relaciones de pareja. De acuerdo con las características del territorio se realizan consultas y debates muy específicos sobre educación sexual, drogadicción, enfermedades de trasmisión sexual y otros con impacto en la población.  También se ofrecen cursos de capacitación y adiestramiento, los que tienen gran aceptación y se han irradiado en la comunidad, porque resultan una valiosa opción  para la superación y la calificación de la mujer y su posterior búsqueda de empleo, incluyendo el trabajo por cuenta propia.

Mirta López Téllez, coordinadora de la COMF del municipio Plaza de la Revolución, catalogada de referencia nacional, asegura que ninguna casa es igual a otra, pues cada zona tiene sus particularidades y especificidades, pero todas han logrado que las mujeres, sus familias y la propia comunidad, las consideren parte de sus propias vidas

Esa aceptación de la gente, la confianza que muestran los que traspasan sus umbrales en busca de consulta especializada o terapia ocupacional o simplemente para inscribirse en alguno de los  múltiples cursos que se ofrecen: computación, peluquería, barbería, inglés, labores y otros, confirman  la ascendencia que han ido ganando estas instituciones a nivel nacional y su incidencia en el pleno de la familia y la sociedad

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*