La FMC en el Centro de la Sociedad

10Pilar Guilarte Valdés es una mujer feliz. Es delegada directa al Noveno  Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas y su contentura no le quita seriedad a los planteamientos que lleva en su agenda.

Miembro del comité municipal de la FMC en Centro Habana y secretaria general del bloque 73 del Consejo Popular Colon, Pilar es enfática en sus criterios. “No se si podré exponerlos todos como pretendo, ya que son muchas las compañeras que quieren alzar igualmente su voz en este Congreso de todas las mujeres. Por eso mi exposición la resumo en tres aspectos que considero fundamentales: la integración, el fortalecimiento de la Defensa Civil y la promoción de la mujer.

Reconoce Pilar que este ha sido un Congreso donde no ha tenido cabida el formalismo. “Desde que empezó el proceso en la base, supimos que debíamos ser muy analíticas y enfilar nuestras discusiones en torno a problemas medulares de la Organización y del país a fin de perfeccionar las estructuras y metodologías de la Federación y atemperar su funcionamiento a las condiciones actuales de Cuba. A tono con los Lineamientos económicos y la incondicionalidad a la Revolución, debe crecer el protagonismo de la mujer, con énfasis en las más jóvenes”, asevera.

Para ella, la integración  de forma voluntaria a la Organización aun no está a la altura que necesita la FMC, y así lo expresará en su Congreso. Añade entre sus causas los problemas de vivienda, la cotización (si no cotizan le dan de baja, y hay que analizar los problemas de los jubilados y de aquellas que no pueden pagar.), así como el de las muchachas 14 años que arriban a ella y que requieren de una labor de orientación y participación menos rutinaria y esquemática, en concordancia con sus edades y razones y teniendo en cuenta los objetivos fundamentales de la Federación.

“Vemos cifras de integración a las filas de la organización por debajo de lo que verdaderamente es. Y esa no es nuestra verdad. Sucede que muchas veces  esas federadas no pueden pagar la cuota y para no afectar los números y por facilismo, le damos de baja a una mujer que ha tenido un protagonismo toda su vida y que, llegado el caso, lo va a seguir teniendo. No podemos seguir diciendo que la integración esta al 80 0 el 90%, cuando en la practica vemos que las mujeres participan y están en todas partes. Y ese es nuestro objeto: unir y participar”.

El tema de la Defensa Civil  es considerado prioritario por la delegada del municipio capitalino de Centro Habana. Nos dice que fue presidenta por el Consejo Popular Colon, donde reside y que le consta que las mujeres de esa barriada tienen un protagonismo relevante, a partir de algunos problemas sociales que se han dado en el barrio. Allí, las trabajadoras sociales de la FMC y  en general las federadas de los delegaciones y bloques, han desarrollado un trabajo muy meritorio en el enfrentamientos a las indisciplinas sociales y otras lacras.

Recabar de la población una actitud mas comprometida ante las situaciones de riesgo, el saneamiento ambiental y las campañas anti vectoriales, están entre los planteamientos defendidos por Pilar.

“Tuve la posibilidad de participare en un semanario sobre el dengue que se dio en el IPK y tengo la experiencia de haber dirigido la Defensa Civil en el Consejo Popular Colon, uno de los mas comprometidos del país ante situaciones epidemiológicas, agravadas por el mal estado de muchas viviendas, condiciones de hacinamiento y poca percepción de riesgo ante epidemias, aun cuando se dan audiencias sanitarias y recabamos mayor exigencia en la Campaña Anti vectorial. La salud no es cosa para jugar con ella. Fidel dejó todo un diseño de trabajo en relación con las peligros epidemiológicos que nos afectan y no acabamos de resolver el problema. Por otra parte, agrega, el municipio de Centro Habana no posee condiciones de alojamiento para cobijar a la población ante desastres climáticos, derrumbes o cualquier fenómeno que acontezca. En muchos Consejos Populares, como sucede con el propio Consejo Colon, El Canal, Diez de Octubre y otros puntos vulnerables,  no hay albergues para esas contingencias. Mi propuesta va encaminada a la protección de la población de esos lugares. Nuestro sistema de Defensa Civil es fuerte, pero esos son resquicios que hay que resanar, tomando iniciativas drásticas. No podemos esperar a que las cosas ocurran para actuar. Llegado el caso hay que tomar medidas excepcionales, decisiones, y ser enérgicos en nuestra actuación. Llámese Consejo Popular, Salud Pública, Vivienda, Comunales, organizaciones políticas y de masa.”.

Para esta mujer de origen humilde y disciplina de soldado a la hora de entregarse a sus responsabilidades, demostrado durante años con un trabajo tenaz en diferentes frentes de la organización femenina, el tercer punto de su agenda en estos días de Congreso, es la promoción de la mujer a cargos de dirección, en especial a los órganos legislativos del Poder Popular. Ella misma fungió como Presidenta del Consejo Popular Colon y es jubilada del Poder Popular, después de haber trabajado desde el 7mo hasta el 12mo periodo de mandato en ese cuerpo legislativo. Justamente, basada en sus propias experiencias y en la de muchas compañeras comprometidas y excelentes, recabó para ellas mayor estimulo y reconocimiento a su gestión.

“Tenemos compañeras valiosísimas para ser nominadas como candidatas a delegadas en sus Circunscripciones, pero las propias compañeras proponen a los hombres.  Y eso pasa porque no hay un estimulo al trabajo, un reconocimiento a la labor de esas Delegadas. Muchas de ellas han mantenido por años esa condición, quitándole horas a la atención de los hijos, la familia y al descanso, y a veces ni en sus propios trabajos o en las escuelas de sus hijos, conocen de esa labor al frente de sus comunidades o en la misma Asamblea Nacional del Poder Popular.La cantera existe, pero deben tener el reconocimiento de la sociedad. A eso nos llama la Revolución. Hay que trabajar pro la cultura del detalle”, asevera convencida.

Pilar, toda una institución en la FMC del municipio centro habanero, no quiere dejar pasar la oportunidad de decirnos que el mayor estimulo recibido en su vida han sido las tres visitas que el líder histórico de la Revolución efectuó a su barrio de Colon en tres momentos claves del país. “La primera vez que hablé con Fidel, aquí, en mi casa, fue cuando las elecciones por el voto unido; la segunda ocasión tuvo que ver con la creación de las Brigadas Universitarias de Trabajadores Sociales, y la tercera en los días álgidos de la epidemia del dengue. ¡Qué le parece, periodista!”

“Ah, agregue ahí que me honro en haber nacido el mismo día y mes (7 de abril) que Vilma Espín, nuestra Presidenta. Una mujer cuyo legado nos llena de orgullo y hace que sintamos que la FMC sigue estando en el centro de la sociedad”.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*