Se Alistan las Enfermeras

14bAlina Moraga Mendoza se siente contenta de poder desfilar entre las primeras con el Sindicato de Trabajadores de la Salud, al que pertenece. La contentura es doble, pues lo hará abriendo la marcha, en el bloque conformado por más de 10,000enfermeras, entre ellas las 100 más destacadas del país en su desempeño e integralidad.

“Para mi es un honor y un privilegio, que entraña retos y compromisos, estar entre las 100 enfermeras mas integrales del sector y entre las 250 del municipio capitalino de Centro Habana, donde trabajo y vivo, portando la tela con el lema que preside la jornada por el Primero de Mayo: Unidad y eficiencia por nuestro socialismo, porque vamos a respaldar nuestras conquistas y el modelo económico escogido. Nos cabe a nosotros, representantes de la Salud publica, responder con trabajos y resultados la confianza de la Revolución”.

“Ya de por sí nos sentimos honrados por el hecho de haber sido distinguidos con la apertura del desfile por el Día Internacional de los Trabajadores. Constituye un responsabilidad representar a los diferentes colectivos laborales de la Salud y patentizar ante el pueblo los logros alcanzados y que nos distingue, pero mas que eso, encarna un deber para ser cada día mas eficientes, sensibles y consagrados en la atención que brindamos a la población”.

Contactar con esta mujer de agradable trato y entrañable sentido de pertenencia, me llevó algunos días, pues sus ocupaciones se multiplicaron mas allá de sus habituales tareas en el municipio de Salud de Centro Habana, donde funge como asesora, sus estudios en el curso pedagógico para categorizarse como docente y las reuniones, plenarias y otras actividades preparatorias sostenidas en las distintas instancias sindicales y de servicios para perfilar su participación en la máxima fiesta obrera, la ha han mantenido sumamente ocupada. El sábado, apunta, es el ensayo general previo al desfile, en el mismo escenario de la Plaza de la Revolución.

Graduada en 1983 de enfermera general en la escuela “Mercedes Téllez”, del Hospital Salvador Allende, donde comenzó a estudiar con 16 años, Alina  laboró luego en el Hospital Pediátrico de Marianao, Paquito González, donde un año después se hizo enfermera intensivista y pasó a la sala de terapia intensiva de ese Pediátrico. En 1988 comenzó una nueva etapa de su vida en el Policlínico docente Reina, con desempeño de 27 años. Allí hizo la Licenciatura y se graduó en 1998, trabajó en un Consultorio  del Medico de la Familia y se estrenó como jefa de enfermeras hasta que fue promovida a su actual cargo en el municipio de Salud de Centro Habana.

Con cuatro misiones internacionalistas, la Licenciada en Enfermería Alina Moraga, subraya que haber podido elevar el nivel de salud  de la población atendida mediante su asistencia y la del resto de los cooperantes representó una rica experiencia de vida. Así se puso de manifiesto en Aguas de Vargas, Venezuela en 1999 a donde llegó en situación de catástrofe, con todo el significado de dolor, muerte, devastación que implica la palabra. Luego, en el 2002, Alina integró el grupo de enfermeras de La Habana, Pinar del Rio y Santiago de Cuba que permaneció tres meses y medio en Honduras, lidiando en una emergencia de dengue.

Cumplida satisfactoriamente la misión, volvió a hacer las maletas rumbo a Haití “En esta ocasión, integraba un pequeño grupo de 12  enfermeros y médicos  asignados a San Marcos, cabecera departamental de Haití, donde permanecí 30 meses. Periodo en que sufrimos también los embates catastróficos de la naturaleza, con torrenciales aguaceros e inundaciones, causantes de numerosas muertes y epidemias a las que tuvimos que hacer frente, en constante riesgo. En ese lapso se produjo el golpe de Estado que derroco al gobierno de Aristy.”.

Desde octubre del 2008 a marzo del 2012, la enfermera internacionalista cubana cumplió satisfactoriamente su cuarta misión en un Centro de Alta Tecnología (CAT) del Estado venezolano de Vargas, donde se desempeñó como jefa de enfermeras y secretaria del Partido.”Fueron experiencias muy bonitas y aleccionadoras “, apunta con un dejo de emoción en sus palabras.

Divorciada y madre de dos hijos, Alina tiene como ejemplo de revolucionaria  y de mujer a su madre, jubilada del MININT, militante y miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución, como ella misma.

Esta mujer que ama su trabajo, lo disfruta y se siente permanentemente en deuda con la Revolución, revela que este es su segundo desfile representando a las enfermeras mas destacadas del país y al Ejercito de las batas blancas. Expresa que si aquel lo recuerda como algo grandioso, especial, como son nuestras marchas por la fiesta obrera, este del venidero Primero de Mayo, será una verdadera eclosión de pueblo, un desfile superior al de años anteriores.

“Lo digo porque desde ya estamos palpando el entusiasmo entre las compañeras y los compañeros del sector encargado de abrir el desfile en la Plaza de la Revolución. Hay mucho embullo en los distintos bloques. Todos estamos en función de la movilización, haciendo compromisos, engalanando nuestros centros y cumpliendo las tareas asistenciales que nos corresponde, como dignos representantes de un sector, por demás favorecido con los recientes incrementos salariales. Sin duda, será el más masivo, colorido y compacto, porque queremos que de verdad tiemble la tierra en las calles y avenidas a nuestros pasos hacia la Plaza, como nos pidió Raúl en la clausura del XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).”

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*