Timidez

_DSC1881La timidez puede considerarse un trastorno psicológico que frena el normal desarrollo del niño o niña en sus relaciones con los demás. Generalmente se agudiza cuando el pequeño va a la escuela. A Pesar de ser una de las problemáticas infantiles que con más frecuencia es tratada por los especialistas, posiblemente, según el criterio de los propios psicólogos, sean muchos más los casos que nunca son vistos, aunque presenten las mismas o más severas manifestaciones.

 El infante tímido vive en constante zozobra, le teme a todo y se refugia en sí mismo para encontrar aislamiento y soledad. Es un niño dócil y cumple con lo que de él se espera. Por lo general se muestra silencioso y hasta se le “traban” las palabras o tartamudea” cuando habla, pues siente ansiedad y miedo a quedar mal. Tampoco levanta la vista para mirar cara a cara, pues teme ser censurado. ¿Cómo pueden ayudar los padres a dar confianza a su pequeño(a) tímido?

Con palabras, ejemplos y, sobre todo, con experiencias que le demuestren que es un niño(a) tan normal como los demás. Desde el punto de vista social, los padres deben evitarle la compañía de otros tímidos y de los fanfarrones y propiciarle la compañía de amiguitos comprensivos, mejor preparados para la vida, que con sus actitudes lo estimulen en todas las ocasiones. Compañeros adecuados, ni violentos ni timoratos. Por el contrario, que sean extrovertidos y alegres a fin de que lo ayuden a vencer la timidez..

 El sistema de relaciones interpersonales resulta muy importante para la persona tímida. Subrayo persona, pues como bien señala el doctor Miguel Ángel Roca, de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, la timidez y sus consecuencias indeseables pueden acompañar al “portador” durante todo su ciclo vital en forma de inseguridad, baja autoestima y predominio de estados emocionales negativos.

 Con frecuencia, los mayores interpretan las actitudes del menor retraído como gestos de pedantería o “pesadez”, lo que empeora el aislamiento del muchacho apocado.  Si su hijo presenta señales de retraimiento no se lo hagas notar con tus comentarios, ni devalúes su comportamiento. El efecto seria contraproducente.  Más bien refuerza su valor como una personita capaz y valiosa, que tal vez no sea mejor que nadie, pero tampoco es peor .Procura ayudarlo a superar las dificultades pero sin ser demasiado protectora. Trate de que se autoaplique esta reflexión y que se mire por dentro. ¡Quien sabe lo bueno que encuentre!

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*