Manifiesto de Montecristi, Muchas Cosas Nobles.

manifiesto-de-montecristi-jEl 25 de marzo de 1895, se suscribió en el poblado dominicano de Montecristi, un documento de trascendencia histórica, mediante el cual el Partido Revolucionario Cubano, constituido por Martí en Nueva York, el 10 de abril de 1892, se dirigía a Cuba y el mundo para exponer los propósitos, características y alcance de la contienda iniciada un mes antes (24 de febrero).El Partido Revolucionario Cubano a Cuba, era el titulo que encabezaba el programa de la revolución

El histórico Manifiesto de Montecristi, fue firmado por el propio Martí, como Delegado del Partido creado para ordenar y auxiliar la guerra, y Máximo Gómez, general en jefe, electo por todos los miembros activos del Ejercito Libertador. El documento exponía la tesis de la liberación del pueblo cubano por la vía armada, y daba a conocer el sentido de independencia de la guerra; su carácter ajeno al odio y la venganza, pero inflexible con el vicio, el crimen y la inhumanidad, así como el propósito, tras la victoria, de construir una democracia para todos los cubanos.

Al redactarlo, Martí tuvo mucho cuidado en plantear y advertir que “la guerra NO era contra el español, sino contra el sistema y el gobierno colonial” y sus fundamentos, propósitos y objetivos de la guerra necesaria, incluso aquellos de más largo alcance, planteaba que “seria una guerra digna del respeto de sus enemigos y el apoyo de los pueblos, por su rígido concepto del derecho del hombre y su aborrecimiento de la venganza estéril y la devastación inútil”. De esta forma, cerraba cualquier brecha por donde el enemigo pudiera sacar partido. Otro tópico en el que centró su interés el Manifiesto se relacionaba con la posición de lucha frente a la corriente autonomista. Sustentaba, además, la necesidad de darle un contenido social a la república, una vez superada las contradicciones que, necesariamente se crearían como consecuencia de la revolución radical que se llevaría a cabo

Como expresara el biógrafo de Martí, Herminio Almendros, “muchas cosas nobles se declaran en el Manifiesto, que es como doctrina condensada de la revolución”. Sellaba sus formulados expresando: “los cubanos empezamos la guerra y los cubanos y los españoles la terminaremos.

El texto final y la declaración, de la que se supone consten dos borradores y varias hojas con apuntes, tiene15 páginas manuscritas con la letra inconfundible del Maestro. Después de firmados por ambos próceres, el Manifiesto fue enviado para su impresión y divulgación. El mismo día de emitido el medular texto, Martí escribió una carta al dominicano Federico Henríquez Carvajal, de gran interés desde los puntos de vista moral y político sustentado por el Héroe Nacional de Cuba. Conocedor de las vicisitudes, y dificultades de las guerras independentistas en las repúblicas de la antigua América española, su idea de de un proyecto de República “con todos y para el bien de todos”, subyace en esas líneas al amigo.” Para mi la Patria nunca será triunfo, sino agonía y deber”, le expresa a modo de despedida antes de salir a pelar por Cuba.” La otra, hermosísima y conmovedora, era para su madre, Doña Leonor Pérez, en quien pensaba, “en vísperas de un largo viaje”.

El Manifiesto fue decisivo para el esclarecimiento de los objetivos revolucionarios y para enfrentar los infundios enemigos. Después de firmado, Martí salió hacia Cuba para demostrar que NO sólo era un hombre que arengaba, sino que era capaz de morir por sus principios, como así sucedió en Dos Ríos, extremo oriental de Cuba, el 19 de mayo de 1895..

El Manifiesto de Montecristi devino expresión palpable de la magna obra política del Apóstol de Cuba, al asegurar la independencia de “Nuestra América “mediante la libertad de Cuba e intentar la marcha unida, “en cuadro apretado, como la plata en las raíces de Los Andes”. El apoyo incondicional a la República Bolivariana de Venezuela ante las medidas coercitivas y unilaterales impuestas por Estados Unidos, con el conocido cuento de que amenaza su seguridad nacional, se inserta en el legado martiano enunciado hace 120 años en Montecristi.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*