Un Acto de Justicia y Civismo

apoyoFirmar es legalizar con nuestros nombres y apellidos la validez de un documento, cheque, trabajo autoral, acta, carta, diploma, certificado o texto de cualquier índole. Con ello confirmamos nuestro acuerdo y compromiso con su autenticidad y legitimidad, Llevándolo a las circunstancias que vive hoy la hermana República Bolivariana de Venezuela, herida en su soberanía por la absurda orden ejecutiva dictada desde Washington, calificando a la nación sudamericana como una “amenaza” a la seguridad nacional de ese país, firmar es, pues, un acto de justicia y civismo.

Y como tal lo vemos el apoyo y solidaridad de Cuba hacia el proceso revolucionario de Venezuela se manifiesta NO solo en la condena a la injerencia norteamericana en ese país, sino en la ratificación mayoritaria de la población a la causa de la patria de Bolívar, que es también la de toda la América Latina y el mundo progresista. La víspera, las y los periodistas de esta Editorial de la Mujer, junto con el resto del colectivo laboral, signamos con nuestras firmas ese apoyo incondicional a Venezuela y el rechazo a la irracional acusación de Washington. Firmamos porque al igual que el pueblo venezolano, queremos que se revoque ese decreto, que solo busca impedir que el país desarrolle el sistema político elegido por voluntad propia. NO fuimos los únicos en ofrecer total respaldo al pueblo de Chávez. Estudiantes, trabajadores de la Salud y la Educación, deportista, artistas y científicos, comunicadores, amas de casa y colectivos laborales de toda el país, legítimos representantes de la sociedad civil cubana, manifiestan por estos días su condena a la agresión que significa la orden ejecutiva del Presidente Obama, violatoria del derecho internacional y de la no intromisión en los asuntos internos. Multiplicados, indignados por considerar a Venezuela una amenaza, pero firmes y solidarios, Cuba entera subscribe con sus rúbricas y todo el corazón, el reclamo del Presidente Nicolás Maduro a su pueblo y el mundo de recolectar millones de firmas para enviarlas al Gobernante de los Estados Unidos y exigirle que anule ese decreto. Venezuela no es una amenaza, es una esperanza y los hombres y mujeres de la patria de Martí y Fidel, nos unimos a su causa, que es la de la humanidad amante de la paz.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*