Santiago de Cuba, Ciudad que Enamora

Santiago de CubaSantiago de Cuba cumple 500 años de fundada. La celebración por el medio milenio de la villa ha sido motivo de empeños y dura faena desde que el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro, propusiera celebrar su fundación y la del aniversario 62 del asalto al Moncada, el 26 de julio, a la misma hora en que los asaltantes moncadistas irrumpieran en la otrora segunda fortaleza militar de Cuba.

Santiago de Cuba está de fiesta y la felicidad se refleja en el rostro de sus habitantes, atentos a cada obra, al último detalle de tal o más construcción que añade algún elemento embellecedor a las edificaciones nuevas o remozadas. Incluidos las patrimoniales y las destinadas al turismo y al esparcimiento de santiagueros y santiagueras. Se han esforzado en devolverse una ciudad nueva, luego de la presencia mortífera de Sandy, el ciclón que casi la devasto, y lo han logrado. Una tarea que ha requerido tiempo, presupuesto, recursos, ayuda solidaria y, sobre todo, trabajo, mucho trabajo, para transformarla y hacerla más bella, higiénica, ordenada y disciplinada”, como pidió Raúl y devino esfuerzo abarcador de su gente
Y cuentan que cinco siglos en el tiempo, la buena vista del español advirtió la posición del lugar, la facilidad de sus comunicaciones con la Isla de Santo Domingo- residencia en aquella época del gobierno de las Indias, sus promesas de minerales y la sorprendente naturaleza que a todos dejaba maravillados, y cambiando anteriores planes, decidió fundar la ciudad sin más dilación, siendo la segunda después de Baracoa. Ese mismo año se constituyó su Ayuntamiento, el segundo de América y el Gobernador colonial fijó en Santiago su residencia, imitándolo los personajes y capitanes más famosos llegados a Cuba
En 1515 Santiago le toma a Baracoa su condición de capital. Del puerto de esta ciudad que crecía a ritmo acelerado, salieron las expediciones españolas para la conquista del Continente. En 1607 la Isla se dividió en dos gobiernos: el de La Habana y el de Santiago de Cuba, subordinándose este al primero, correspondiéndole el territorio desde Maisí hasta Puerto Príncipe, hoy Camagüey.
Desde épocas remotas, la región oriental dio muestras de su rebeldía frente a la opresión colonizadora y el gesto del cacique Hatuey, convertido en tea humana y negándose a todo trato con los españoles, nos da la idea de la tradición de heroísmo de esta tierra, que, cuando llegó la hora de la guerra independentista, dio hijos e hijas que han quedado como ejemplo en las páginas de la historia.
Una historia que detuvo la noche en el tiempo en los días oscuros de la tiranía batistiana. Los gloriosos símbolos de la patria fueron mancillados una y otra vez por aquellos que intentaron detener su paso. Se vivía la larga noche de la deshonra y la traición y Santiago de Cuba, heroica siempre, abrazo a sus hijos e hijas, cobijándolos en su regazo de amor.
De repente, la madrugada pareció teñirse con vivos colores de esperanza. Desde la granjita Siboney, en las afueras de Santiago, avanzaban sombras decididas a renovar la vieja historia de heroísmo de la Ciudad Heroica. Y mientras los nuevos combatientes corrían camino de la gloria y el sacrificio, las piedras del camino, los árboles, a su paso, les hablaban de la rebeldía de esta tierra nacida medio milenio atrás de su fundación como villa por el Adelantado Diego Velásquez, quien la bautizó con el nombre del santo patrón de España.
La lucha clandestina fue un firme sostén de la contienda guerrillera liderada por Fidel en la Sierra Maestra. La sangre generosa de los mejores hijos e hijas de Santiago y toda Cuba abonaron el camino de la libertad nacida en la alborada del primero de enero de 1959, triunfo de la Revolución.
Hoy, Santiago de Cuba, como todo el país, está de celebración. Y entre jornadas de recuento por el nuevo aniversario del Moncada y los renuevos y descubrimientos de una urbe que marcará pautas en el reordenamiento urbanístico, los santiagueros recuerdan a sus héroes y mártires, haciendo vigente su propia historia y regalándonos una ciudad que en su vetustez de siglos, enamora y apasiona.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*