La Habana en su Cumpleaños

Tras disimiles ubicaciones, San Cristóbal de La Habana quedó situadaDSC00729 frente a la bahía, puerto tranquilo y saludable de su definitivo emplazamiento. Indescriptible y pasional por cautivadora y enigmática, la quinta villa cubana fue fundada el 16 de noviembre de 1519 a la vera de una frondosa ceiba, ya reemplazada, que señorea en El Templete, en lo que llamamos La Habana Vieja.

Ciudad con vida propia, fortalezas inexpugnables como el Castillo del Morro, plazas, edificaciones coloniales y alzada a la modernidad, La Habana de hoy se renueva a ojos vista, aunque no con la celeridad que demandan sus habitantes, deseosos de verla limpia de basureros, despintes, salideros, albañales desbordados y baches, que le dan una imagen decadente, desaseada y ruinosa.
El tiempo, en su eterno empeño de ocultar intimidades, envuelve a La Habana en un halo de misterios y tradiciones, certificando cuánto de historia y de leyenda se esconden en sus símbolos citadinos y en sus obras arquitectónicas más representativas, sus paisajes y su herencia colonial. Pero, asimismo, evidencia desatinos, comportamientos indeseables, ruinosas edificaciones melladas por la indolencia y el ultraje de quienes campean por sus fueros, ajenos a la sensibilidad colectiva de sus buenos avecindados.
Mucho se hace y se hará de aquí al medio milenio de su fundación. Arquitectos, ingenieros, proyectistas trabajaban mancomunadamente con el gobierno de la ciudad y del país en programas de reanimación. Revertir lo que hoy nos empaña y embellecerla como se merece la capital de los cubanos, es el objetivo.
A La Habana hay que amarla y disfrutarla como algo propio, quizás por ese sentido de pertenencia que la identifica y que la hace placentera y sorpresiva siempre. Capital de luz y tonalidades, conservar y rehabilitar sus valores patrimoniales y propiciar su desarrollo urbanístico, aprovechando sus potencialidades, requiere de la participación ciudadana, amén de la institucional.
De hecho, instituciones, viviendas y espacios públicos se incorporan a la fisonomía actual de la urbe con una imagen renovada, tanto en lo constructivo como en la atinada proyección sociocultural de su obra. Se quiere convertirla en una ciudad más compacta, integrada e inclusiva, acorde al ordenamiento territorial previsto por el Instituto de Planificación Física. Con esta premisa y reto, la urbe cumpleañera alienta feliz su presente y futuro

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*